HISTORIA

El feudo, la iglesia y el castillo de Fulignano son recordados ya desde el 29 de abril de 994 en el acto de donación que Teuzo-Tegrim, hijo de Ildebrando y de Ava, de la potente familia Lambardi de Staggia, de estirpe Longobarda, realizó a la esposa Sinderarda.
El castillo formaba parte del gran patrimonio que comprendía el Monasterio de la Badia a Isola, fundada por Ava en el año 1001, Roca de Staggia, el Castillo de Cusona, de Bibbiano y de Cellole. Hacia fines del siglo XI, la familia Lambardi comienza a disgregarse y en el año 1087 el castillo es administrado por los monjes de Badia a Isola.
El castillo se encuentra en uno de los trazados de la Via Francigena*, recorrida por el Arzobispo Sigeric en su viaje de retorno de Roma a Canterbury (990-994) y más tarde por incontables peregrinos que se dirigían a Roma o a Pisa para embarcarse hacia Jerusalén.

El territorio de Casaglia y Fulignano fue crucial desde tiempos antiguos para el control de los caminos y del tráfico (desde lo alto de los 238 metros de la colina se podían vigilar varios trayectos de la Francígena y las calles secundarias que unían castillos, iglesias y abadías de la zona). Además el Castillo de Cusona, ubicado especularmente frente a Fulignano, a pocos centenares de metros, era la aduana que, en el Medioevo marcaba los confines entre los territorios de San Gimignano y los florentinos.
El terreno siliceo-arenoso de la zona de Casaglia-Fulignano se prestó, a partir del siglo XIII, a la cultivación de una pequeña flor, el croco (crocus sativus) de la cual se extrae el azafrán, una especia que se convirtió en objeto de comercio y contribuyó a la potencia económica de la medieval San Gimignano..

Después de una atenta rehabilitación, que duró tres años, de 1999 a 2002, el Castillo ha recobrado vida y ha abierto sus puertas a los huéspedes que llegan de todas partes del mundo para gozar de la paz y de la belleza que reinan aquí.

La parte central del edificio actual está construída sobre los restos de la original Iglesia de San Lorenzo, reconstruída en 1790 como Iglesia de San Lorenzo a Casaglia a pocas decenas de metros delante del Castillo y aún hoy consagrada como parroquia.

* Los trazados de la Via Francígena aprovechaban los restos de los caminos romanos, los cuales a su vez aprovechaban los recorridos etruscos. Sin embargo, fueron los Longobardos los que la potenciaron y los Francos los que la llevaron a su máximo desarrollo.

Así lo encontramos…

y así os le volvemos…





CASTELLO DI FULIGNANO S.r.l. info@castellodifulignano.it